Jose Ignacio de Ulíbarri

Ligado al actual Hospital Universitario de La Princesa desde antes de licenciarme, he pasado por el Servicio de Medicina Interna, donde hice mi primera especialización y creado el de Endocrinología, para separarme mas tarde, en dedicación exclusiva a la Nutrición Clínica y Dietética, tras crear también esta Unidad en 1983, en colaboración con Antonio Mancha, que hoy la dirige tras mi jubilación en 2006.

Responsabilizarme de la nutrición y dietética del hospital supuso para mi todo un viraje en mi visión de la Medicina Hospitalaria y la necesidad de profundizar en todos sus problemas, prestaciones, técnicas y búsqueda de soluciones ante una situación inamovible de ignorancia, por parte de la Medicina Oficial, de un hecho para nosotros tan transcendente, claro y grave en le evolución de los pacientes ingresados como es la desnutrición.

Mucho trabajo y esfuerzo supuso para mí la organización, partiendo del cero absoluto, de la cocina y dietética hospitalarias. Pero la superación de los innumerables escollos derivados de  la falta de programación de la alimentación y dietética hospitalarias en el INSALUD,  me reportó también infinidad de satisfacciones. La colaboración en aquella época con  Rojas, García Almansa, Cabrerizo, Sastre y los demás pioneros de la Dietética y Nutrición hospitalarias fue un hito sin precedentes para mi.

Casi simultáneamente, en contacto con los servicios de Farmacia, UVI y Cirugía (que ya habían desarrollado varias fórmulas de Nutrición Parenteral), consolidamos la Comisión de Nutrición y empezamos una nueva andadura.

Y otro capítulo muy importante para mi ha sido la búsqueda de soluciones ante la ignorancia de la desnutrición y sus consecuencias. Esto me llevó a pergeñar el procedimiento que ya hemos validado para el cribado automático de la desnutrición en los pacientes en asistencia clínica (CONUT), lo que he podido desarrollar gracias a la inestimable ayuda de Guillermo Fernández, Médico e Informático, conocedor de todos los pormenores del manejo informatizado de la asistencia hospitalaria, de la colaboración y comprensión de Ana Díaz, responsable de estos aspectos en el Laboratorio de Análisis Clinicos y la igualmente generosa y desinteresada ayuda de Paco Rodríguez Salvanés, Epidemiólogo de pro, capaz de desentrañar los secretos de cualquier base de datos.

Las Enfermeras y Dietistas y Administrativas que han pasado por la Unidad han sido siempre un pilar básico en esta trama, al igual que Ana actualmente y las antiguas colaboradoras y Becarias que han trabajado en este proyecto.