También de oriente llegan buenas nuevas

Son cada vez mas las referencias bibliográficas que nos llegan desde Japón sobre la utilización de CONUT, especialmente en su aplicación como indicador de pronóstico en diferentes patologías y con distintos enfoques.

De nuevo se cumple el dicho popular de que nadie es profeta en su tierra. Mientras aquí nos está costando introducir CONUT, incluso en su utilización mas simple y eficiente, que es la primera fase del cribado nutricional, fuera ya están avanzando en su aplicación definitiva, el control nutricional, para enfrentarnos con ventaja a los efectos negativos que la enfermedad y sus tratamientos pueden acarrear sobre el equilibrio nutricional.

Desde hace varios años nos están adelantando en la comprobación de su utilidad también en el control de riesgo nutricional y predicción de la evolución de procesos crónicos en los que el paciente se consume sin que detectemos ni cuantifiquemos el riesgo de lo que está ocurriendo, como son la insuficiencia cardíaca, respiratoria, renal o hepática.

Los efectos trofopáticos de la enfermedad, especialmente las crónicas, conducen hacia la caquexia, pasando por la comorbilidad y los mayores efectos secundarios de los procedimientos terapéuticos, tanto mayores cuanto mas se prolongue la enfermedad y prodiguen las terapias.

Esperamos no se demore demasiado la incorporación  de estas técnicas y conceptos al trabajo diario del clínico: El conocimiento del riesgo nutricional nos ayuda, por un lado a poner los medios oportunos para evitar sus consecuencias negativas, sea mejorando los aportes nutricionales, sea evitando las situaciones y tratamientos trofopáticos que  alteran el equilibrio nutricional y, en consecuencia, el riesgo.

Pero ya desde el momento en que nos enfrentamos al diagnóstico, debemos considerar que ese riesgo nos indica un pronóstico, en función de la intensidad de la trofopatía y de su duración. Y no solo eso: a no tardar debemos procurar ir conociendo en cada especialidad el potencial efecto trofopático de cada procedimiento terapéutico para seleccionar el de menor riesgo y acompañarlo del adecuado soporte nutricional.

Todo esto, que hoy parece complejo, estará en nuestros protocolos de trabajo desde el momento en que vayamos incorporando a nuestros sistemas informáticos las sencillas rutinas de cribado del riesgo nutricional basadas en parámetros analíticos, como hacemos con CONUT.

Hoy incluyo la referencia de alguno de los mas útiles trabajos realizados en Cardiología en Japón para conocer los riesgos nutricionales de la insuficiencia cardíaca, incluso en ausencia todavía de síntomas de desnutrición, lo que nos demuestra que no es necesario esperar a tener un diagnóstico de desnutrición para tomar medidas profilácticas contra la caquexia en pacientes con cardio, neumo, hepato o nefropatía..

Kotaro Nochioka, MD, PhD; Yasuhiko Sakata, MD, PhD; Jun Takahashi, MD, et al. Prognostic Impact of Nutritional Status in Asymptomatic Patients With Cardiac Diseases – A Report From the CHART-2 Study – Circulation Journal Vol.77, September 2013  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23811683

o

Narumi T, Arimoto T, Funayama A, Kadowaki S, Otaki Y, Nishiyama S, Takahashi H, Shishido T, Miyashita T, Miyamoto T, Watanabe T, Kubota I. The prognostic importance of objective nutritional indexes in patients with chronic heart failure. J Cardiol. 2013 Nov;62(5):307-13. doi: 10.1016/j.jjcc.2013.05.007. Epub 2013 Jun 24. PMID: 23806549  [PubMed – http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23806549

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s