Mesa debate ABBOTT sobre DESNUTRICIÓN RELACIONADA CON LA ENFERMEDAD.

UN DESAFÍO PARA EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD QUE AFECTA A LA CALIDAD DE VIDA DE LAS PERSONAS. 01/02/2017

Ayer tuve la oportunidad de asistir a la Mesa-Debate organizada por ABBOTT, con programa anunciado por SANIFAX el día 24 de Enero, debate abierto en el que agradezco tremendamente haber podido participar.
Tras la presentación de Rebeca Sanz por ABBOT, expusieron sus opiniones la Dra. María Ballesteros, el Dr. Alfonso Cruz y D. Antonio Bernal (por Alianza General de Pacientes).
Los tres desarrollaron unas exposiciones claras, breves y trascendentes sobre las repercusiones de la desnutrición y el desconocimiento generalizado de sus causas y consecuencias por muchos profesionales sanitarios y responsables de la Calidad Asistencial y Seguridad del paciente.
Apuntaron muy acertadamente sobre las repercusiones humanas, sociales, sanitarias y económicas, tanto a nivel hospitalario como a domicilio o en Centros de Larga Estancia.

Iniciado el debate por el Dr. Cruz, éste se desarrolló en un ambiente cordial, y diversos asistentes plantearon cuestiones acertadas a las que la mesa respondió de manera clara y satisfactoria, aunque en ocasiones tuvieron que lamentar las deficiencias que nos acompañan y contra las que luchan.
Al mencionar los dos ponentes responsables de Servicios Hospitalarios sus métodos de cribado nutricional, les pregunté sobre qué métodos emplean, y ambos coincidieron en haber optado por métodos basados en parámetros antropométricos, muy utilizados en Europa, especialmente en el Reino Unido, donde se creó, y también en España.

Aquí tuve la oportunidad de mostrar mi discrepancia sobre el uso de parámetros antropométricos en el cribado nutricional, habiéndolos descartado para el cribado cuando me planteé adoptar, ya desde 1985, protocolos de Valoración del Estado Nutricional (VEN) y de Cribado del Riesgo Nutricional para el control del riesgo nutricional a nivel celular.
No era momento de extendernos en la discusión sobre el cribado, pero hemos dejado el debate abierto en público a ese punto ya que sigue siendo tema controvertido.

Con este motivo quiero insistir en la gran diferencia existente entre métodos artesanales de cribado nutricional basados en parámetros antropométricos y los automáticos, que yo defiendo, a partir de datos de laboratorio.

Los primeros hacen un diagnóstico lo más precoz posible de una desnutrición ya establecida y finalmente evidenciable con sus medios, por cierto más engorrosos, imprecisos, tardíos y caros de obtener.

Sin embargo, los procedimientos de cribado del riesgo nutricional basados en métodos analíticos detectan las alteraciones nutricionales sufridas por la célula desde que la enfermedad o el tratamiento modifican el estado de equilibrio del pesebre de la célula que es el medio interno y detectan sus oscilaciones de inmediato, lo que, a diferencia de la antropometría, permite prevenir la desnutrición antes de que se establezca, monitorizar la gravedad del paciente actuando sobre el tratamiento o el soporte nutricional más convenientes y disponer de una gran capacidad predictiva del futuro del paciente si la situación persiste.
La diferencia estriba entre empezar a corregir la casa por el tejado, una vez acabada, o comenzar por vigilar su desarrollo desde los cimientos, corrigiendo a tiempo los factores de riesgo para evitar que crezca con todos sus riesgos.
Es enormemente positivo que iniciativas como la que nos ocupa permitan a los profesionales contrastar sus experiencias y puntos de vista para una mejor atención al paciente.

Publicado en Calidad asistencial, Desnutrición Clinica | Deja un comentario

En Paliativos a domicilio (ESAD), Nueva Tesis Doctoral con CONUT

Me ha producido gran satisfacción encontrar esta nueva Tesis Doctoral utilizando CONUT® ,  nuestro sistema de cribado nutricional a nivel celular, en un entorno tan delicado como el de Cuidados Paliativos en el domicilio, ahora que procuro difundir sus aplicaciones e indicaciones como Índice de Riesgo Clínico tanto en pacientes hospitalizados como los asistidos en A. Primaria.

Aplaudo la idea de Ana María López Núñez y la orientación de sus directores: Dr. Ángel Asúnsolo Del Barco y Dra. Beatriz Soláns Aisa en el planteamiento, dirección y ejecución de este minucioso estudio de las ÚLCERAS CUTÁNEAS EN PACIENTES ONCOLÓGICOS CON CUIDADOS PALIATIVOS DE SOPORTE DOMICILIARIO.

Seguir leyendo

Publicado en Calidad asistencial, Divulgación del método CONUT, Métodos de evaluación /screening nutricional, Nuevas utilidades de CONUT | Etiquetado , , , | 1 Comentario

DESNUTRICIÓN CLINICA Y AGP

 

La Alianza General de PacientesAGP anuncia en boca de su Presidente, Antonio Bernal, la elaboración de un manifiesto frente a la DESNUTRICIÓN CLÍNICA, ante lo que me veo obligado a avisarles y sugerirles consulten otros criterios antes de terminar su manifiesto.

Es lógico y loable que AGP, al igual que un buen número de Sociedades Científicas aglutinadas por SENPE en la Alianza mas Nutridos, confíe en el criterio de expertos en Nutrición procedentes de la prestigiosa SOCIEDAD ESPAÑOLA DE NUTRICIÓN ENTERAL Y PATRENTERAL.

Pero no todos los Socios de SENPE  estamos de acuerdo con los métodos que propugna, aunque sí en la necesidad de atajar en lo posible la lacra que la desnutrición supone para la salud y seguridad del paciente, así como del tremendo gasto que implica para el SNS. Seguir leyendo

Publicado en Calidad asistencial, Nuevas utilidades de CONUT | Deja un comentario

CONUT Y RESPONSABILIDAD SOCIOSANITARIA

CONUT y Responsabilidad Socio Sanitaria

Como termina el reportaje que acaba de publicar RSS, el Periódico de la Responsabilidad Sociosanitaria, “Son muchos sufrimientos y fallecimientos de pacientes y miles de millones al cabo de los años los que se habrían ahorrado”, si se hubiera abordado acertadamente en España el problema de la desnutrición clínica hace ya más de diez años.

Pero si SENPE mantiene el enfoque actual mediante la Alianza Mas Nutridos, serán muchos más los perjudicados, puesto que con los medios propuestos a Sociedades Científicas y Comunidades Autónomas se puede reducir algo, pero no se ataja el problema: así no se previene la desnutrición clínica, tan solo se actúa sobre la que está lo suficientemente avanzada como para evidenciarse a través del ya visible deterioro somático, funcional  e inmunológico de los pacientes. MÁS NOS VALDRÍA PREVENIR.

Desde luego, con el diseño publicado hasta ahora por SENPE, nunca se  puede alcanzar la desnutrición cero que pretende el eslogan con que se anuncia el Proyecto +Nutridos. Por definición, siempre habrá cuando menos un 25% de pacientes desnutridos al ingresar al hospital… más los que todavía no han detectado los métodos antropométricos seleccionados y los que, inexorablemente, se nos escaparán a cualquier sistema de corrección que se vea superado por la gravedad de la enfermedad o la suma de complicaciones.

Si de alguna manera se puede reducir esa cifra de ingresados desnutridos, es implantando también en Atención Primaria sistemas de cribadoautomáticos eficientes basados en el análisis de la homeostasis del medio interno, bajo cuyo control se pueda monitorizar el riesgo y contener la distrofia antes del ingreso.

Dos alternativas para el cribado nutricional que bien merece la pena confrontar antes de hacer gastar a las Autonomías lo que no tienen y seguir perdiendo tiempo y malgastando salud y dinero.

A finales de 2002 se presentó el primitivo Proyecto CONUT al Ministerio de Sanidad y Consumo, de la mano del entonces Presidente de la SENPE, Dr. D. Abelardo García de Lorenzo. Ya para entonces habíamos confirmado su utilidad, pero todavía seguimos validando diferentes aspectos para ratificar sus utilidades, inicialmente  en terreno de la detección precoz del RIESGO NUTRICIONAL. Actualmente podemos propugnarlo como sistema de monitorización para el RIESGO CLÍNICO generado por la enfermedad y su tratamiento.

Con el mejor conocimiento de las posibilidades del método, pudimos comprobar que, buscando las primeras alteraciones de la fisiopatología, habíamos llegado a la raíz del problema, al punto clave del equilibrio vital, expresado en la disponibilidad de nutrientes de la célula: Las alteraciones de la homeostasis del medio interno tanto repercutían sobre la nutrición del individuo como sobre su riesgo vital, lo que posteriormente denominamos RIESGO CLÍNICO porque se originaba a consecuencia de la enfermedad, del tratamiento y las complicaciones de ambos.

Otros estudios nos llevaron a confirmar la gran capacidad predictiva que tiene el método sobre los resultados finales del proceso clínico y su posible aplicación como INDICE DE RIESGO CLÍNICO, muy ligado al nutricional, pero con diferentes connotaciones ya que, en contra de lo que exigía ESPEN en su requisitoria para el cribado nutricional, el riesgo clínico no solo se contrarresta con medidas nutricionales, sino también y en ocasiones, solo con modificaciones en los aspectos del procedimiento terapéutico que más perjudican al equilibrio vital.

Y esto es lo que ofrecemos hoy, partiendo de los mismos fundamentos, con idéntica tecnología de base y bajo-nulo costo que en 2002, pero aumentadas sus aplicaciones y utilidades ya que  desde entonces se han desarrollado tremendamente los Sistemas Informáticos en Hospitales y Centros Asistenciales y su aplicabilidad no solo al control nutricional del enfermo con la consiguiente MEJORA DE LA CALIDAD ASISTENCIAL, sino también a la monitorización del curso clínico del paciente, tanto en Atención Primaria como en Especializada, lo que permite mejorar la Continuidad Asistencial en ambos sentidos y un gran ahorro, no solo en el tiempo y costo de hospitalización, sino también en la duración de la baja por enfermedad, con lo que aumenta notablemente su eficiencia en pro de la Sostenibilidad del S.N.S.

Con la alternativa del proyecto de SENPE, basado en los criterios de la ESPEN utilizando parámetros antropométricos, tomados y registrados manualmente, además del alto costo en personal y en su formación y reciclado, ni se puede prevenir la desnutrición incipiente o moderada, ni se puede monitorizar el curso clínico del paciente a nivel básico, ni se puede cuantificar el riesgo hasta muy avanzado el deterioro nutricional, ni da lugar a realizar cambios rápidos en el tratamiento o el soporte nutricional, por la lentitud de la respuesta esperable de los parámetros utilizados. Tampoco es factible implementar estas técnicas de cribado automáticamente en los Sistemas de Información Clínica o incluirlos en grandes proyectos tipo BIG DATA.

Está claro que bien merece la pena confrontar estas dos alternativas, sin perder mas tiempo y quizás en el propio Ministerio, antes de su debate en el Consejo Interterritorial.

 

  1. Ignacio de Ulíbarri

 

Publicado en Calidad asistencial, Desnutrición Clinica, Divulgación del método CONUT, Nuevas utilidades de CONUT | Deja un comentario

ACTUALIZACIÓN DE CONUT – 2016

            

Misión, visión y valores del Proyecto CONUT

El Proyecto CONUT nació en 1985 en el Hospital Universitario de La Princesa de Madrid, tras crearse la Unidad de Nutrición Clínica, ante la necesidad  de disponer de un sistema informatizado de cribado de la DESNUTRICIÓN CLÍNICA capaz de captar inmediatamente los rápidos cambios en la homeostasis del medio interno y con ello del riesgo nutricional y clínico del paciente, provocados por la enfermedad, el tratamiento y las complicaciones en el entorno clínico hospitalario o domiciliario.

La misión del Proyecto CONUT es la de generalizar el uso en el ámbito clínico de un sistema automático de monitorización del riesgo clínico, que está implícito en el paciente, tanto en su deterioro inicial por la pérdida de su capacidad de nutrir adecuadamente a la célula, como detectando su recuperación  tras la aplicación del adecuado tratamiento. Dado que este equilibrio es vital su control abarca distintos objetivos:

  • Detección inmediata del riesgo nutricional en el paciente asistido, cuantificando sus oscilaciones desde su comienzo y hasta terminar el episodio clínico, facilitando la continuidad asistencial.
  • Seguimiento desde antes de que se establezca la desnutrición somática, sin esperar a que se haga visible y medible con los parámetros antropométricos al uso.
  • Por su gran capacidad predictiva actúa simultáneamente como INDICADOR DE RIESGO CLÍNICO, prediciendo resultados clínicos como mortalidad, estancia, reingresos, etc.
  • La inmediatez en la detección del cambio producido por el tratamiento en la reostasis del medio interno, permite rectificar a tiempo un procedimiento terapéutico que resulta perjudicial.
  • Mejorar la calidad asistencial, reducir los riesgos del paciente asistido y los costos asistenciales.
  • Todo ello realizado automáticamente en el entorno cibernético del Sistema Informático del Hospital o del Centro de Atención Primaria sin costos añadidos.

La visión del Proyecto CONUT es: Cambiar el paradigma de la DESNUTRICION CLINICA a una apreciación más sensible, profunda, etiopatogénica, realista, objetiva y moderna, partiendo de parámetros indicadores de la capacidad del medio interno para nutrir adecuadamente a la célula y lograr:

  • La monitorización rutinaria del curso clínico del paciente tanto en Atención Primaria como en A. Especializada mediante un dato obtenido del resultado del análisis solicitado de rutina.
  • La selección de los parámetros idóneos que se encuentran en el plasma sanguíneo como más expresivos entre los de uso corriente en clínica: albúmina plasmática, colesterol total y linfocitos totales.
  • La creación automática de grandes bases de datos con el riesgo presumible en cada situación clínica ante una alerta determinada y con distintos procedimientos terapéuticos.
  • Intercambio de datos a nivel local, regional, nacional e internacional en apoyo de la clínica y la investigación.

Los valores que caracterizan la capacidad de CONUT son:

  • Sencillez
  • Rapidez/agilidad
  • Objetividad
  • Basarse en el control de la fisiopatología de la nutrición a nivel celular (trofismo celular)
  • Su utilidad en pacientes adultos y ancianos, agudos y crónicos, ingresados o ambulatorios,
  • Eficiencia
    • En sí mismo, como sistema automático, sin costo de personal ni de mantenimiento
    • Permite evitar el aumento del costo asistencial al detectar oportunamente la desnutrición y otros riesgos clínicos.
    • Tras estudios retrospectivos permite optimizar los protocolos clínicos.
  • Prevención /anticipación:
    • Único enfoque del cribado nutricional capaz de prevenir la desnutrición u otros riesgos clínicos
    • Detecta el riesgo de desnutrición y su progresión antes de que se manifieste funcional, aparente o antropométricamente y registra su evolución.
    • Como monitor del riesgo clínico alerta cuando el procedimiento terapéutico produce unos efectos negativos, motivando la reconsideración de la terapia iniciada, lo que limita daños y acorta el proceso.
    • Al detectar también la mejoría permite reducir el nivel asistencial y su costo.
  • Mejora y control de la calidad asistencial y seguridad del paciente
  • Adaptación a los sistemas de Información Clínica de Hospitales, A. Primaria y Residencias y sus Laboratorios de Análisis Clínicos, recopilando datos.
  • Visión de futuro, generando grandes bases de datos con los resultados del riesgo en diferentes tratamientos en cualquier Especialidad para apoyar los protocolos asistenciales.

Bajar en .pdf:

Español          

English

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA OTRA CARA DE CONUT – I

 

                                                                                                                                 Mayo 2016

De la Desnutrición al Riesgo Clínico

Monitorización de la desnutrición y otros riesgos en la práctica clínica

CONUT como índice de riesgos de la desnutrición y de la clínica

 La condición de paciente lleva implícito que su situación es de inseguridad, de riesgo, a causa de la enfermedad, del tratamiento y de sus consecuencias, lo que, junto al Riesgo Nutricional, define mi concepto de Riesgo Clínico.

Ello da lugar a modificaciones en el equilibrio vital que se reflejan en la alteración de la homeostasis del medio interno y, con ello, de su equilibrio en límites de seguridad, equivalente a límites de salud.

Las causas más destacables de estos desequilibrios son: Seguir leyendo

Publicado en Calidad asistencial, Desnutrición Clinica, Nuevas utilidades de CONUT, Trofopatía | Etiquetado , , | 1 Comentario

Calidad asistencial y resultados en salud

Hace tiempo que quería comentar el artículo de Fernando Mugarza  en su espacio El Termómetro, de NEW MEDICAL ECONOMICS y titulado “Los resultados en salud son el elemento clave de la práctica asistencial”.

Empieza exponiendo, para su defensa, la definición  que hace la OMS de la Calidad Asistencial, extendiéndose a continuación en los criterios y variables que puede abarcar y que, de hecho, se están aplicando cada vez mas en diversos programas y protocolos en diferentes áreas de trabajo, como la suya.

Todo me ha parecido muy acertado y expuesto con su habitual desenvoltura. Pero como mis gafas son de otro color, me permito añadir algunas observaciones, también dirigidas hacia el logro de los mejores resultados clínicos, porque desde los años ochenta del siglo pasado ha sido mi principal dedicación la  búsqueda del cómo vigilar/salvaguardar la salud de los pacientes mientras dependía de nuestro criterio y cuidados, trabajando por entonces en un hospital público.

Al responsabilizarme de la alimentación y nutrición de los pacientes comprobé que muchos llegaban desnutridos (30-35%) y eran muchos mas los que se iban de alta mas desnutridos todavía (hacia el 60-65% o mas), como es universalmente conocido pese a la paulatina implantación de nuevos sistemas de protección a la seguridad del paciente para cubrir diferentes riesgos conocidos.

La explicación era y sigue siendo que a la enfermedad, con los riesgos que ésta lleva implícitos, se suman los de la hospitalización, los de los tratamientos más o menos agresivos y los de las complicaciones surgidas. Pero me refiero a los factores de riesgo que van implícitos, que forman parte de esas situaciones conocidas de riesgo pero que no son provocados por el fallo de un protocolo que controla el cumplimiento estricto de las normas de seguridad del paciente.

La explicación del empeoramiento observado en el paciente ingresado depende también de la respuesta del propio organismo a elementos no necesariamente activados por actuaciones equivocadas de sus cuidadores, sino que son respuestas fisiológicas que generan nuevas patologías.

Y este es el espacio que queremos cubrir, introduciendo en la práctica clínica filtros de riesgo para evitar ese deterioro que incrementa la morbilidad, mortalidad y costo asistencial, todo ello en proporciones desmesuradas y pese a la atención prestada a la mejoría de los criterios de calidad citados por Mugarza para la mejor asistencia hospitalaria.

Entramos de nuevo a considerar el factor de riesgo derivado de  la Desnutrición Clínica y la valoración del Riesgo Nutricional, también definido por la OMS pero que es uno de los criterios o variables que no suele estar incluido ni en los programas de trabajo de los clínicos ni entre los criterios de valoración de la calidad asistencial de nuestros centros sanitarios, sean públicos o privados, pese a estar recomendada su vigilancia en la  Resolución ResAP (2003) 3 del Consejo de Europa sobre alimentación y atención nutricional en hospitales, mediante la inclusión de sistemas de cribado de la desnutrición. 

Por ello tenemos que insistir en la necesidad de adoptar sistemas de monitorización del riesgo a que se ve sometido el paciente por el hecho de estar enfermo, además de tener que ser hospitalizado y probablemente sometido a tratamientos que, aunque solucionen unos problemas, con frecuencia originan otros y todos ellos coinciden en atentar contra el equilibrio vital del enfermo en tratamiento.

No basta con mejorar la alimentación y dietética hospitalarias, ni siquiera con la organización de un necesario y adecuado sistema de soporte nutricional, incluyendo las mejores técnicas de nutrición enteral y parenteral, ya que buena parte de la culpa del deterioro la tienen los trastornos funcionales y metabólicos de la enfermedad y de los tratamientos, siendo todos capaces de producir un desequilibrio al que ya prefiero llamar distrofia o trofopatía por cuanto afecta al trofismo de las células, que ven deteriorado el medio del que se nutren.

Tampoco es suficiente hacer un diagnostico temprano de la desnutrición con métodos antropométricos como defienden actualmente las principales Sociedades de Nutrición e incluso ponen en boca del Consejo de Europa y otras organizaciones internacionales,  porque  para entonces ya es tarde.

Ahora ya tenemos herramientas que nos permiten vigilar desde su comienzo los efectos de ese riesgo que se van acumulando en el medio interno y con estas herramientas podemos medir, tanto el grado de alteración de la homeostasis celular cuando de produce, como su retorno hacia la normalidad cuando logramos el adecuado soporte nutricional, curamos el proceso patológico y sus complicaciones o, como es frecuente, retiramos el procedimiento terapéutico que colabora al desequilibrio humoral.

Y como cualquier atentado contra la homeostasis de ese caldo de cultivo de las células repercute en el medio interno y se puede detectar con los análisis programados de la composición del plasma sanguíneo, podemos recurrir a la monitorización automática que nos alerte, desde el sistema clínico informatizado, de la aparición o incremento de un riesgo, lo que permite al clínico buscar sus causas para corregirlas de inmediato, antes de que causen mayores daños.

En resumen, se trata de incluir pautas de mejora de los resultados en salud y la seguridad del paciente, centrando la atención en la profilaxis del daño ocasionado al organismo por la enfermedad y el procedimiento terapéutico, vigilando la evolución del proceso clínico desde el interior, apoyándonos en rutinas ya establecidas como los análisis clínicos periódicos, pero sacando mas partido a los datos que nos aporta y dirigiéndolos automáticamente, por el sistema informático a la generación de sistemas de alerta, índices de riesgo y de pronóstico que permiten recanalizar la pauta de tratamiento cuando se desvía de la trayectoria esperada. El resultado es reducir complicaciones, prolongación de estancias, reingresos, reintervenciones, mortalidad y costos, mejorando en definitiva la calidad asistencial de nuestra práctica clínica de la manera mas eficiente.

 

 

Publicado en Calidad asistencial | Etiquetado , | 1 Comentario